CAMBIAMOS FUTURO POR PASADO

Por Sol Santalucía

Un año y ocho meses de gobierno Macrista, un año y ocho meses donde las políticas en materia de género se diluyeron y las mujeres fueron excluidas de distintos sectores. El pasado domingo 13 de agosto, el macrismo fue uno de los partidos más votados en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para definir quiénes competirán en las elecciones generales del 22 de octubre, en las que se votarán, entre varias cosas, 24 senadores y 127 diputados nacionales. 

A un año y ocho meses de ser elegidos, ¿Qué paso exactamente durante este gobierno con respecto al rol de la mujer y las políticas públicas en materia de género y defensa de las mujeres?

Políticas públicas de desigualdad de género

En 2015, el presidente Mauricio Macri se comprometió a “presentar, implementar con todos los recursos necesarios, y monitorear el Plan Nacional de Acción para la Prevención, la Asistencia y la Erradicación de la violencia contra las mujeres” como así también “garantizar el acceso real de las víctimas a la Justicia mediante fiscalías y comisarías con personal capacitado”. Por otra parte, prometió “garantizar el funcionamiento de la Unidad de Registro, Sistematización y Seguimiento de Femicidios a nivel federal” y la Educación Sexual Integral en todos los niveles.

Promesas que de cumplirse, hubieran dado un giro a la realidad machista que tiñe de negro a la Argentina: en 2016 se registraron 290 femicidios y se llevaron a cabo dos marchas nacionales de Ni Una Menos. Por otra parte, desde junio a noviembre del 2015 se recibieron por mes un promedio de 4322 llamados a la linea 144 realizados por primera vez, de mujeres en situación de violencia. En el mes de abril de 2016 se recibieron un promedio de 1945 llamadas realizadas por primera vez, por lo que este 50% menos sería consecuencia directa de la ausencia absoluta de pauta publicitaria para difundir la línea.

Actualmente, el presupuesto que recibe el Consejo Nacional de las Mujeres, es decir el órgano responsable de implementar la protección contra la violencia de género, es tan sólo del 0,0055% del total del presupuesto nacional. Equivale, si se compara los datos con el Censo de 2010, a 4,25 pesos por mujer.

Además, el Presidente modificó el Decreto N° 357/2002 que reglamentaba la ley 25.673 de creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Mediante el decreto 114/2016 dejó de darle prioridad al programa, que era de alcance nacional. Y, sin dar menos, en enero de este año se despidieron 20 trabajadoras correspondientes a un tercio de la planta del programa.

Así mismo, varios programas se cerraron mientras otros se vaciaron y bajó el nivel de participación dentro del Estado de las mujeres: en el Poder Ejecutivo -ministros, secretarios y subsecretarios-, sólo lo representan un 22%. Desde la asunción del macrismo en Nación, provincia de Buenos Aires y Ciudad, es mínima la cantidad de mujeres que ocupan los principales cargos ministeriales en los tres gobiernos.

En la provincia de Buenos Aires: de los 19 ministros que nombró Vidal solo eligió una mujer: Zulma Ortíz en el Ministerio de Salud. En tanto, en el gabinete de Macri se designaron tres mujeres sobre 26 colaboradores directos: Susana Malcorra, Patricia Bullrich y Carolina Stanley. Y finalmente, Rodríguez Larreta, nombró a 4 mujeres sobre un total de 12 cargos: Leticia Montiel, Soledad Acuña, Ana María Bou y Guadalupe Tagliaferri. Pero no olvidemos que algunas mujeres de cambiemos incluso mencionaron que varios Ministerios actúan como una especie de “reducto machista”.

¿Acaso nos sorprende?

El macrismo durante 9 años de gobierno “fue vaciando los diferentes programas de la Dirección General de mujeres de CABA y otros directamente los sacó, como la línea Pap y el programa de mujeres y trabajo. Se denunció incesantemente la falta de personal en todos los dispositivos, la falta de operadoras y equipo técnico en los dispositivos convivenciales. Es insólito que el programa de noviazgos violentos sólo contara con una sola empleada para todo CABA. Así cómo los hogares que se encuentran destruidos, sin estufas, lavarropas e insumos básicos, no obtienen ninguna ayuda” así declaraba hace unos meses, Julieta Minervini, Trabajadora de la Dirección General de la Mujer de la CABA. 

Con este prontuario no es de asombrarse que hace poco menos de un mes, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, junto al Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quitaron fondos a programas contra la violencia de género, los cuales se asignarán al Ministerio de Seguridad que los usará para pagar adicionales realizados por efectivos de la Policía Federal. La medida se suma al intento realizado en febrero de recortar 67 millones de pesos del presupuesto asignado al Consejo Nacional de las Mujeres y a la implementación del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las mujeres (PNA).

Lejos de asumir las promesas que se comprometió a realizar Mauricio Macri y su equipo en materia de género, de defensa de las mujeres y sus derechos, por el contrario seguimos preguntándonos: ¿Qué viene ahora? ¿Qué promesa nueva surgirá antes de las elecciones de octubre?

OTRAS NOTAS