¿QUÉ NOS DEJÓ LA VISITA DE PENCE A LA ARGENTINA? 

Por Miguela Varela 
En el marco de una gira por Colombia, Chile y Panamá, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, arribó a Buenos Aires. En un encuentro que prometía varios puntos de acuerdo, las definiciones concretas quedaron en suspenso. Sin embargo, el entramado mediático del macrismo siempre se las ingenia para disfrazar la realidad con titulares que ligaron la visita del segundo de Donald Trump con una lluvia de inversiones que todavía no llega.
En un contexto local empañado por las elecciones legislativas, la falta de resultados en el distrito más importante del país y el protagonismo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Macri intentó esquivar el tema y se avocó a una estricta agenda.
La reunión giró en torno a dos temas fundamentales: las exportaciones agrícolas argentinas y la situación política en Venezuela. Pence felicitó a Macri por las reformas económicas y expresó que “van a mejorar” el mercado bilateral agrícola y que generarán “más inversiones” de parte de empresas estadounidenses, aunque no especificó con quiénes, cómo ni cuándo. En este punto, las políticas de impulso de las exportaciones de materias primas por parte del gobierno argentino no condicen con el proteccionismo económico que ensaya Trump. Pero este tema adquiere relevancia en el marco de las definiciones previas a la próxima cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se llevara a cabo en Argentina a fines de este año. La reunión de la OMC no será un desafío fácil para el gobierno de Macri debido al estancamiento que esta organización sufre desde hace años, debido a la disputa entre diferentes bloques de países y al desplazamiento que sufrió ante el protagonismo que tomaron los acuerdos megarregionales, como espacios de definición de las políticas comerciales internacionales impuestas por el establishment.
La segunda cuestión que abordaron fue la realidad que atraviesa Venezuela. La intención de la visita de Pence a sus aliados políticos de América Latina fue atenuar el impacto de las declaraciones de Trump sobre la posibilidad de una intervención militar de los Estados Unidos. Al respecto, Pence declaró: “El presidente me ha enviado aquí para seguir buscando el apoyo de América latina y lograr la restauración pacífica de la democracia en Venezuela”. En todas sus declaraciones el vicepresidente remarcó que Estados Unidos utilizará todo su poder económico y diplomático para resolver el conflicto en Caracas. Si bien es claro el alineamiento del macrismo con la estrategia norteamericana, el gobierno tuvo que desmarcarse de las declaraciones de Trump a través de la respuesta del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien aclaró: “Rechazamos cualquier injerencia militar de los Estados Unidos en nuestra región”. Esto se da en sintonía con el rechazo que manifestaron los presidentes de Uruguay y Ecuador.

OTRAS NOTAS