Desmenuzamos el informe de Oxfam:

VOLVER AL MUNDO

Por Ignacio Vila – Centro de Economía Política Argentina (CEPA)

 

En el reciente informe publicado por la ONG Oxfam, ante un nuevo encuentro del Foro Económico Mundial a realizarse nuevamente en la ciudad de Davos, los argentinxs podemos encontrar algunos lineamientos que nos permitirán entender el comportamiento de la economía local en el último tiempo. Ya en la introducción del informe podemos leer que  “Oxfam describe cómo grandes empresas y los más ricos logran eludir y evadir el pago de impuestos, potencian la devaluación salarial y utilizan su poder para influir en políticas públicas, alimentando así la grave crisis de desigualdad”.

A continuación desagregamos la descripción de Oxfam, con una mirada local, para poder explicar en términos concretos la frase de la investigación.

Gobierno por y para empresarios

El 24 de noviembre de 2015, a horas del triunfo de Macri, El CEO de FIAT Cristiano Ratazzi le pedía a Prat Gay una devaluación del 50%. En su discurso ante la 129° Exposición en Palermo de la Sociedad Rural, el 1 de Agosto de 2015, su Presidente Luis Etchevere exigió la eliminación de impuestos y restricciones a las exportaciones. El ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, en la apertura del Foro de Empresarios de Estaciones de Servicio aseguraba que “es necesario reconocer la diferencia entre los precios y los costos, la distorsión generada por los subsidios sostenidos por el Estado y así, se podrán reducir la inflación y el déficit fiscal”. En mayo de 2015, ante la presentación de un nuevo modelo de Mercedes Benz en Argentina, el CEO de la empresa alemana declaró que  “para volver a crecer el país tiene que levantar el cepo cambiario” y agregó que estaba esperando que se resolvieran los problemas para poder remitir utilidades libremente.

Estos son sólo algunos ejemplos de que el gobierno encabezado por Mauricio Macri ha tomado las medidas que venían reclamando los representantes de las grandes compañías de Argentina. No sólo eso, sino que el gobierno ha tenido una especial preferencia en el sector empresarial al momento de elegir a los hombres y mujeres para ocupar los cargos de gobierno. En efecto, 114 de los 364 funcionarios del gabinete nacional inicial ocuparon a lo largo de sus trayectorias puestos de alta o media gerencia en el sector privado; 61 de ellos inmediatamente antes de asumir.

Deuda externa y fuga de capitales

Durante el primer año de gestión de Cambiemos, Argentina tomó deuda en dólares por aproximadamente 50 mil millones de dólares, y el presupuesto 2017 prevé tomar unos 44 mil millones más.

En un reciente informe titulado “Juntos a la par: no hay deuda sin fuga de capitales”, el CEPA asegura que “durante los primeros once meses de gobierno de la alianza Cambiemos, la fuga de capitales alcanzó niveles muy superiores a los del año anterior, trepó a 11.966 millones de dólares en lo que va del año 2016. Mientras que, entre enero y noviembre de 2015, las compras netas de moneda extranjera totalizaron 6.495 millones de dólares, registrando un incremento muy significativo en 2016, de alrededor del 84% en relación con el año anterior”. Además afirma que “la remisión de utilidades y dividendos registraron un incremento interanual del 1028% entre los períodos enero-noviembre 2015 y enero-noviembre 2016”.

Elusión y evasión de impuestos

La filtración de los famosos Panama Papers, en la cual se pudo acceder al listado de personas físicas y jurídicas con cuentas en bancos de Panamá, es el mejor ejemplo para comprender la trama que denuncia OXFAM. Se trata de personas que generaron dinero en Argentina de manera irregular y, al no poder justificar el origen de esos fondos, llevan el dinero a bancos panameños, que  no solicitan información sobre el origen del dinero. Los mal llamados “paraísos fiscales”, finalmente, no son más que guaridas en donde se puede poner dinero de cualquier origen y evitar, al mismo tiempo, el pago de impuestos locales. Al menos 270 empresas argentinas figuran dentro de este esquema. Semanas después surgieron filtraciones de otros paraísos fiscales que fueron permitiendo tomar dimensión de la cantidad de dinero que se manejan en estas guaridas. El caso de la familia Macri es ejemplificador.

El sitio web “El Destape” asegura que “El Grupo Macri tiene 50 sociedades offshore distribuídas en guaridas fiscales en todo el mundo: Panamá, Hong Kong, Bahamas, Londres, Belice, Dubay, Brithish Island, Grand Cayman y Florida. La última que apareció operó con una cuenta corriente de la Banca della Svizzera Italiana, con sede en Nueva York y realizó giros por más de 50 millones de dólares.”

El ciclo local de la evasión impositiva se terminó de cerrar con el blanqueo, a través del cual aquellos que tenían el dinero en estas cuentas han podido declarar este dinero y transformarlo en dinero lícito pagando una suma mucha menor a la que les hubiese correspondido, y sin siquiera la obligación de ingresar el dinero “blanqueado” al país.

La situación de lxs trabajadorxs

De acuerdo a los datos que hemos venido relevando desde el CEPA, desde que asumió Mauricio Macri el salario real en Argentina ha caído en promedio un 7,02%, teniendo en cuenta los resultados de las paritarias y de la evolución de la inflación. Hubo, hasta diciembre, unos 241.000 despidos y suspensiones.  De acuerdo a datos del INDEC, en el segundo semestre de 2015, la brecha entre el 10% de la población que más gana y el 10% de la población que menos gana era de 18,6. Es decir, por cada peso que le ingresaba a una familia pobre, una familia de altos ingresos percibía $18,6. En un año esa brecha se amplió a 23,16. Las personas que más ganan en Argentina tuvieron una mejora en sus ingreso de un 50% mientras que los que menos ganan vieron aumentar sus ingresos en un 23,3%. Con una inflación aproximada del 40% queda más que claro quién ganó y quiénes perdieron.

Hay una promesa que el gobierno de Mauricio Macri cumplió con creces: la de volver a insertarnos al mundo. Al verdadero mundo donde la desigualdad crece y la injusticia social reina. En un informe anterior de Oxfam titulado “Iguales” se aseguraba que Argentina era uno de los 5 países de Latinoamérica en los que “sólo los ingresos virtuales derivados de la atención sanitaria y la educación han reducido la desigualdad entre un 10% y un 20%”. En ese momento, de acuerdo a las declaraciones de muchos de los que hoy son funcionarios o integrantes de la Alianza Cambiemos, Argentina estaba “fuera del mundo”. Hoy volvimos al mundo en el que las elites se apropian de las riquezas de los pueblos. Malvenidos.

OTRAS NOTAS